Con estos ejercicios aliviarás la tensión física y mental.

Hola a tod@s!!! Esperamos de todo corazón que se encuentren bien y siguiendo todas las recomendaciones sanitarias para hacer frente al Covid-19.

En el post de hoy, queremos compartir con ustedes 3 ejercicios sencillos que permitirán aliviar aquellas zonas corporales que generalmente se contracturan cuando enfrentamos situaciones de estrés, ansiedad o bien, por adoptar malas posturas. Las zonas que generalmente se afectan son la parte posterior del cuello y la zona alta de la espalda.

Los ejercicios que aprenderemos a continuación permitirán mejorar la circulación sanguínea hacia las zonas afectadas, mejoran la oxigenación cerebral, ya que se acompañan de la respiración y promueven el barrido de sustancias relacionadas con la fatiga muscular. Todo esto generará relajación muscular y también, relajación mental.

Busca una silla y ponte cómod@ para que los empieces a practicar!

N°1.Estiramiento zona posterior de cuello. Sentado con la espalda recta y ambos pies apoyados en el suelo, toma aire por la nariz y coloca tus manos entrelazadas detrás de la nuca. Luego, exhala lentamente el aire por tu nariz y lleva el mentón hacia el pecho, empujando suavemente con tus manos. Mantente en esta posición 8 segundos y respira suavemente. Para finalizarlo, toma aire profundo y al espirar, vuelve a la posición inicial.

N°2.Estiramiento zona alta de la espalda. Inhala por tu nariz, mientras rodeas con tus brazos tu cuerpo, como si te abrazaras y ve redondeando tu espalda y flexionando tu cabeza, de modo que sientas que los omóplatos se separan. Mantén la posición 8 segundos respirando suavemente. Luego, toma aire profundo y al exhalar, vuelve a la posición inicial. Finaliza este ejercicio realizando movimientos circulares con tus hombros para lograr una mayor relajación.

N°3.Contención emocional. Con este último ejercicio tu mente logrará la paz que necesita recuperar. Coloca una mano en tu frente y la otra en la zona occipital (atrás de tu cabeza). Cierra suavemente tus ojos y respira pausadamente durante uno o dos minutos, o bien hasta que sientas que la calma ha vuelto a ti. Finaliza este ejercicio apoyando tus manos entrelazadas en tu pecho y quédate en esa posición respirando suavemente por al menos un minuto más. Luego, abre tus ojos lentamente y estírate si tu cuerpo así lo que quiere.

Puedes repetir estos sencillos ejercicios cuantas veces los necesites. Sin duda te ayudarán a sobrellevar aquellas situaciones que te saquen del punto de equilibrio.

Te dejamos un abrazo gigante, que tengas una excelente semana. 

EQUIPO FLUYE